Como respuesta a las iniciativas de un movimiento estudiantil que, junto a docentes de otras instituciones y profesionales del medio, reclamaba para la arquitectura un espacio académico plural, capaz de posibilitar la realización de sus aspiraciones individuales y colectivas, el 29 de marzo de 1985 se crea en el ámbito de la Universidad Nacional del Litoral la Escuela de Arquitectura y Urbanismo.

Luego de intensas gestiones, el 15 de noviembre del mismo año el Ministerio de Educación y Justicia de la Nación reconoce la creación de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNL, fija los alcances del título y grado de la carrera, como así también las incumbencias profesionales.

Este nuevo ámbito educativo se construyó desde sus inicios bajo el compromiso de enriquecer el marco formativo disciplinar. En el debate, la crítica y la reflexión colectiva se encontró el espacio para orientar el perfil hacia un nuevo modo de pensar la arquitectura, comprometida con el medio y su proyección futura.

Tras el período de normalización y consolidación institucional se reconocieron nuevas demandas de formación en áreas especializadas del diseño. Los problemas emergentes de la complejidad de la ciudad contemporánea y la importancia creciente de los mensajes visuales en la configuración del hábitat humano determinaron el desarrollo de nuevas orientaciones del proyecto.

El 22 de octubre de 1993 se crea la carrera de Diseño Gráfico, la que adquiere el grado de Licenciatura en Diseño de la Comunicación Visual, luego de la transformación de los planes de estudio realizada en el año 2001.

La integración definitiva de estos campos del conocimiento en esta Unidad Académica reafirma la pertinencia de las disciplinas proyectuales, concebidas como responsables de la construcción del medio ambiente humano, y consolida a la facultad en el espacio académico de la Universidad Nacional del Litoral.